La nueva Ley de Voluntariado apuesta por un voluntariado abierto, participativo e intergeneracional

Este mes de octubre han entrado en vigor la nueva Ley de Voluntariado y la Ley del Tercer Sector de Acción Social. Dos leyes de las que se viene hablando durante todo el año y que eran muy esperadas. Nos fijamos en la primera, porque se centra en las personas voluntarias, aunque no deja de ser una buena noticia que se reconozca al Tercer Sector de acción social el papel que juega en nuestra sociedad dotándole por primera vez de un marco jurídico como paso inicial para garantizar su sostenibilidad y favorecer su consolidación.

En España existen alrededor de 30 000 organizaciones sociales y unos seis millones de personas voluntarias -un millón y medio aproximadamente en el ámbito de acción social-. Como dice el Preámbulo de la nueva Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado, tras 18 años, la anterior ley de 1996 “se ha visto desbordada por la realidad de la acción voluntaria y se hace necesario un nuevo marco jurídico que responda adecuadamente a la configuración y a las dimensiones del voluntariado en los comienzos del siglo XXI”.

Objetivo fundamental de esta ley es impulsar el ejercicio de la acción voluntaria y que, con independencia de su motivación y el alcance de su compromiso, las personas voluntarias se sientan representadas.

>> Se clarifica el concepto de voluntariado

El voluntariado se define como la actividad de interés general, que contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas y de la sociedad en general, realizada a través de entidades de voluntariado de forma solidaria, libre y sin contraprestación económica. Y se diferencia, por tanto, de otras actividades como puedan ser las becas o prácticas en empresas.

Se reconocen nuevas formas de voluntariado que estos últimos años han ido emergiendo, como las que se traducen en la realización de acciones concretas y por un lapso de tiempo determinado, sin integrarse en programas globales o a largo plazo, y el voluntariado a través de las nuevas tecnologías, que no requiere de la presencia física de la persona voluntaria en la entidad de voluntariado.

Además, la ley incorpora los principios y valores fundamentales de la acción voluntaria: libertad, participación, solidaridad, corresponsabilidad, complementariedad, gratuidad, igualdad de trato, accesibilidad y no discriminación.

>> Se abre la puerta a nuevos actores

La ley favorece un voluntariado abierto que, además de en el Tercer Sector, se promueva en las empresas, las universidades o las propias administraciones públicas.

  • La Administración favorecerá a los trabajadores que adapten o reduzcan su jornada para la ejecución de actividades de voluntariado.
  • Las universidades podrán desarrollar fórmulas de reconocimiento académico de las acciones de voluntariado.
  • En la empresa, la acción voluntaria será una decisión libre por parte de los trabajadores y nunca podrá ser causa de la extinción de un contrato.

>> Se refuerza la participación social de la ciudadanía

La ley busca impulsar el voluntariado a lo largo de toda la vida. Se abre el abanico de edad para hacer voluntariado a partir de los 12 años, eso sí, con los permisos adecuados de padres o tutores legales.

Igualmente, se quiere garantizar la igualdad de oportunidades a personas mayores y personas con discapacidad que deseen ejercer la acción voluntaria.

>> 10 ámbitos de voluntariado o más… ¿cuál es el tuyo?

La nueva ley establece los principales ámbitos de actuación del voluntariado, dejando la puerta abierta a que puedan existir otros.

  • Voluntariado social. Interviene con las personas y la realidad social, frente a situaciones de vulneración, privación o falta de derechos u oportunidades para alcanzar una mejor calidad de vida y una mayor cohesión y justicia social.
  • Voluntariado internacional de cooperación para el desarrollo. Vinculado tanto a la educación para el desarrollo como parte del proceso educativo y de transformación, como a la promoción para el desarrollo en lo relativo a la acción humanitaria y la solidaridad internacional, ya se realice en nuestro país, en países o territorios receptores de cooperación al desarrollo o en cualquier país donde se declare una situación de necesidad humanitaria.
  • Voluntariado ambiental. Persigue disminuir el impacto negativo del ser humano sobre el medio ambiente y poner en valor el patrimonio natural existente, las especies animales y vegetales, los ecosistemas y los recursos naturales realizando acciones que contribuyen a proteger, conservar y mejorar el medio ambiente, incluidas las acciones de educación y sensibilización medioambiental o la protección de animales.
  • Voluntariado cultural. Promueve y defiende el derecho de acceso a la cultura y, en particular, la integración cultural de todas las personas, la promoción y protección de la identidad cultural, la defensa y salvaguarda del patrimonio cultural y la participación en la vida cultural de la comunidad.
  • Voluntariado deportivo. Contribuye a la cohesión ciudadana y social, sumando los valores propios del voluntariado con aquellos otros inherentes al deporte, y favorece un mayor compromiso de quienes practican deporte en la vida asociativa como manera eficaz de promover su educación e inclusión social. Se incluye, en esta categoría, el voluntariado paralímpico.
  • Voluntariado educativo. Como acción solidaria planificada e integrada en el sistema y la comunidad educativa, busca mejorar las posibilidades de realización de actividades extraescolares y complementarias contribuyendo, en particular, a compensar las desigualdades que pudieran existir entre los alumnos por diferencias sociales, personales o económicas, mediante la utilización, entre otros, de programas de aprendizaje-servicio.
  • Voluntariado sociosanitario. Combina la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad, la asistencia sanitaria, la rehabilitación y la atención social dirigida al conjunto de la sociedad o a los colectivos en situación de vulnerabilidad, y mediante una intervención integral y especializada en los aspectos físico, psicológico y social, ofrece apoyo y orientación a las familias y al entorno más cercano para mejorar las condiciones de vida.
  • Voluntariado de ocio y tiempo libre. Forma y sensibiliza en los principios y valores de la acción voluntaria mediante el desarrollo de actividades en el ámbito de la educación no formal, que fomenten el desarrollo, crecimiento personal y grupal de forma integral, impulsando habilidades, competencias, aptitudes y actitudes en las personas, que favorezcan la solidaridad y la inclusión, y logren el compromiso, la participación y la implicación social.
  • Voluntariado comunitario. Favorece la mejora de la comunidad y promueve la participación con mayor poder de decisión e iniciativa para resolver los problemas y exigir mayor calidad de vida en los espacios vitales más cercanos donde se desenvuelven los voluntarios, vertebrando una sociedad solidaria, activa, crítica, comprometida y corresponsable.
  • Voluntariado de protección civil. Colabora regularmente en la gestión de las emergencias, en las actuaciones que se determinen por el Sistema Nacional de Protección Civil sin perjuicio del deber de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, como expresión y medio eficaz de participación ciudadana en la respuesta social a estos fenómenos, en los términos que establezcan las normas aplicables.

Si haces voluntariado o tienes curiosidad por conocer más detalles de la Ley de Voluntariado (sobre los derechos y deberes de los voluntarios, las relaciones con la entidad social, acreditación y reconocimiento de las actuaciones de voluntariado…), se puede consultar el texto completo en el Boletín Oficial del Estado (BOE):
Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado.

También está publicada en el BOE la Ley 43/2015, de 9 de octubre, del Tercer Sector de Acción Social, que regula a las entidades sociales con el objeto de “reforzar su capacidad como interlocutoras ante la Administración General del Estado, respecto de las políticas públicas sociales, y definir las medidas de fomento que los poderes públicos podrán adoptar en su beneficio”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Información para voluntari@s y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s